Lasagna de pollo

Lasagna de pollo

Esta receta de lasaña utiliza la misma base de sofrito y de crema de parmesano que utilizamos para los Macarrones Apluma. Con lo cual, guárdala bien, ¡Porque esta receta vale oro!

Ingredientes

1 pollo Apluma con su jugo
150 ml de aceite de oliva de 0,4 ̊ 60 g de apio
160 g de zanahoria
200 g de cebolla
640 g de tomate triturado
5 g de concentrado de tomate
1⁄2 copa de vino rancio
sal
pimienta negra en grano
tomillo y orégano

Para la crema de parmesano

1 litro de nata
500 g de parmesano rallado sal y pimienta

Para el montaje

15 láminas de lasaña fresca cocidas 250 g queso riccotta
c/s queso rallado para gratinar

Corta la cebolla y la zanahoria en cubos pequeños de 1 cm aproximadamente. Corta el apio a rodajas de 0,5 mm de grosor. En un cazo hondo con aceite, cuece las verduras hasta que estén completamente doradas. Añade el vino rancio y deja evaporar.

Deshuesa y trocea el pollo. Añádelo al cazo de las verduras, remueve hasta incorporar. Añade el jugo del pollo y el concentrado de tomate, remueve y por último añade el tomate triturado. Salpimentar y alíñalo con el tomillo y orégano al gusto. Cuece durante 10 minutos y retira del fuego. El relleno debe de quedar jugoso pero no demasiado líquido. Reserva hasta el momento del uso.

En un cazo, lleva a hervor la nata y añade el queso parmesano rallado. Mezcla hasta que el queso este completamente fundido y la crema tenga textura suficiente como para napar. La textura es similar a la Bechamel. Pon a punto de sal y pimienta.

Precalienta el horno a 180oC. Engrasa con aceite una fuente de horno 35 x 26 cm. Cubre la base con dos a tres cucharadas de la salsa de pollo, cubre con las láminas de lasaña, agrega una capa de relleno de pollo, una capa fina de riccotta. Cubre con láminas de lasaña y repite la operación anterior hasta cubrir el molde por completo. En la última capa, añade la crema de parmesano y cubre con tu queso favorito para gratinar.

Hornea durante 25 tapada y después, gratina durante 10 minutos aproximadamente hasta que quede dorada.

Trucos

Para cocer las láminas de lasaña fresca: Escaldar las láminas unos minutos en agua salada hirviendo, introduciéndolas de dos en dos para evitar que se peguen. Corta la cocción en agua con hielo y resérvalas estiradas entre trapos de tela.

Si no tienes mucho tiempo, puedes utilizar láminas precocidas. Recuerda hidratarlas en agua previamente según las instrucciones del fabricante y dejar la salsa un poco más líquida, de esta manera la pasta quedará más tierna.

Para gratinar, preferimos el parmesano rallado al momento, pero si no tienes en casa puedes utilizar quesos como el Emmental, Gruyère o quesos rallados preparado para fundir.