ElBulli marcó a varias generaciones de cocineros. Eso no significa que todos ellos se entreguen a practicar cocina de vanguardia, pero sí que elevan el nivel de lo que hacen hasta cotas impensables. Es el caso de Eugeni de Diego, que fue uno de los hombres de confianza de Ferran Adrià en el mítico restaurante y que ahora apuesta por un nuevo modelo de negocio, vende pollos a l’ast en Barcelona.

En ese pequeño “bar de pollos asados” como lo describe él, pasa por un horno al carbón Josper aves de la raza groc català, cuya alimentación es grano en un 65%. Lo humilde también puede ser sublime.

*Texto propiedad de https://www.forumgastronomicbarcelona.com/agenda/que-pollo-2/